Publicador de contenidos Publicador de contenidos

Uruguay será el país con mayor porcentaje de energía eólica en 2015

La Dirección Nacional de Energía (DNE) del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM) realizó este lunes, en la sala de actos de la Torre Ejecutiva, el evento "Desarrollo de la energía eólica en Uruguay: pasado, presente y futuro".

En la actividad se presentó un balance sobre la política de incorporación de energía eólica en el país, en el marco de la transformación de la matriz energética, así como de sus perspectivas para el mediano y largo plazo.

El acto se llevó a cabo en ocasión de la finalización del Programa de Energía Eólica en Uruguay (PEEU), resultado de una iniciativa del Gobierno nacional, coordinado por el MIEM y la Universidad de la República (Udelar), financiado por el Fondo Mundial de Medio Ambiente y administrado por el PNUD.

En el evento expusieron, entre otras autoridades, el presidente de la República, José Mujica; el ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman; el director nacional de Energía, Ramón Méndez; el rector de la Udelar, Roberto Markarian; y la coordinadora residente de las Naciones Unidas y representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Uruguay, Denise Cook.

En una segunda mesa, además, participaron el decano de la Facultad de Ingeniería (FING) de la Udelar, Héctor Cancela; el asesor técnico regional sobre cambio climático del PNUD, Oliver Page; el representante de la Asociación Uruguaya de Energía Eólica (Audee), Eduardo Abenia; y el representante de la Asociación Uruguaya de Generadores Privados de Energía Eléctrica (Augpee), Juan Negro.

 

Política pública

El director nacional de Energía inició el acto recordando que "hace apenas diez años el único molino de viento que existía era un molino experimental realizado por la Facultad de Ingeniería". Sin embargo, actualmente en un día ventoso "cerca de la cuarta parte de la electricidad que se consume en Uruguay es de origen eólico". A fin de año habrá 490 MW instalados, y en 2015 Uruguay será el país del mundo con mayor porcentaje de energía eólica.

Méndez dijo que "nada de esto ocurrió por casualidad", sino que hubo una política pública que lo hizo posible. Esta política definió una estrategia a largo plazo, que, desde 2005, incluye el sector eólico, de la mano del PEEU. Esto ha permitido "reducir la carga ambiental" del Uruguay, generar "miles de puestos de trabajo" y dejar en el país "800 millones de dólares en industrias y talleres", así como exportar capacidades impensables "hace apenas una década".

Esta política también ha posibilitado al país "independizarse de commodities energéticos", incluyendo el petróleo, y aumentar así su soberanía energética. Junto a la planta regasificadora, la energía eólica permitirá continuar reduciendo las tarifas energéticas, dijo Méndez.

"No alcanzó con esperar a un mercado que estaba ansioso de buscar buenas oportunidades de inversión; hubo que generar las condiciones para que esto ocurriera", afirmó el jerarca. Esto significó desde cambios regulatorios hasta la toma de medidas auditadas en todo el territorio. En asociación con la FING se desarrolló el mapa eólico, que resultó clave para "todas las decisiones que se tomaron" después. Además, fue necesario "analizar cómo iba a funcionar un sistema eléctrico con tanta energía intermitente". Para ello, se contrataron profesionales de la región y el exterior.

También se resolvieron "problemas logísticos fenomenales", señaló Méndez. "Hoy el 60 % de las cargas especiales que transitan por nuestras carreteras son molinos de viento desarmados", lo que significó coordinar diversas organizaciones estatales, nacionales y locales.

El esfuerzo en todas estas áreas, explicó Méndez, logró atraer a decenas de inversores en cada licitación, y generar así "una puja interesante para reducir los precios".

"Hoy es un día de celebración de que en los últimos diez años volvieron las políticas públicas;  volvió el Estado definiendo y coordinando políticas […] con un objetivo de transformación específica", afirmó el titular de la DNE. Gracias a esta, Uruguay pasó de una "crisis energética" a contar con un sector que exporta y es una "oportunidad de desarrollo y una forma más de incorporación de divisas y generación de conocimientos en el país", aseveró Méndez, quien añadió que la transformación de la matriz energética "llegó para quedarse".

Por su parte, el ministro Kreimerman manifestó su "orgullo" por las metas cumplidas en el ámbito de la energía eólica en Uruguay. Estas, recordó, parecían "osadas" al inicio de la actual administración –proyectaban 300 MW instalados-, mientras que hoy resultan "tímidas", teniendo en cuenta que ya se cuenta con 378 MW y se concretarán 1.200 en 2015.

Actualmente hay 12 parques eólicos -y varios más en marcha-, que se suman a 1.800 millones de dólares invertidos y "millones de toneladas de anhídrido carbónico no emitidas" gracias a esta política energética, recordó el secretario de Estado.

Kreimerman destacó siete elementos de aprendizaje en este proceso de cambio. En primer lugar, señaló la voluntad política que permitió apostar a las energías renovables y aumentar la cifra de MW instalados en el país, dado que el consumo de energía, actualmente, crece un punto por cada punto que se incrementa el PBI. Al respecto, subrayó el apoyo del presidente Mujica.

Asimismo, el jerarca remarcó el rol de las empresas públicas, así como la política de Estado en el área energética, que logró un consenso de todos los partidos con representación parlamentaria. Esta política incluye metas a 2015 y una estrategia a 2030. Permite, entre otras cosas, "más energía, más soberanía y menos gases con efecto invernadero". Entre algunos de sus resultados se encuentra una baja de la presencia del petróleo en la matriz energética primaria, del 62 % (al inicio de esta administración) al 30%, y a casi cero en la matriz eléctrica.

Kreimerman también destacó el modelo de negocios implementado en el sector de la energía eólica, llevado adelante gracias a la "imagen excelente" de nuestro país en el exterior y al cumplimiento de las obligaciones jurídicas. Así, sin necesidad de subsidios, y con base en las compras a largos plazos, se lograron exitosos resultados. El modelo podrá extenderse a otras áreas, afirmó el jerarca.

Kreimerman también subrayó el rol de la Udelar, y enfatizó que con los resultados de esta apuesta eólica se logra una "revolución ambiental".

Por último, remarcó la importancia del entrelazamiento de las políticas industrial y energética, dos ámbitos que se han ido conectando, junto a las telecomunicaciones. En el caso de la energía eólica, esto ha permitido incorporar "contenido nacional", incluyendo la fabricación de torres de hormigón, y la creación e "oportunidades logísticas". "La energía es una política estructural clave", definió Kreimerman, quien aseguró que gracias a ella se podrá aportar al logro de una sociedad más justa.

Por último, el presidente Mujica hizo referencia a que "se necesitará muchísima energía barata" en el futuro, y puso como ejemplo que la que generan hoy las dos plantas de celulosa, con base en sus residuos, ya supera a la de Rincón del Bonete. Estas plantas, recordó, pronto transformarán energía en combustible líquido.

Mujica dijo que la energía eólica es "un buen negocio", tanto porque se logró aprovechar coyunturas internacionales favorables, como para los dueños de las tierras.

El presidente de la República finalizó "exigiendo" a los jóvenes que sigan innovando y generando iniciativas. "No se queden con el análisis fotográfico, estático de hoy", pidió el primer mandatario.

 

Galería de fotos.

 

30/9/14